Destacado

Aspectos Lingüísticos del Silbo Gomero

El silbo gomero extrae la arquitectura y los componentes esenciales de la lengua base que reproduce y los comprime, manteniendo, sin embargo, su comprensibilidad.

Durante siglos, el lenguaje silbado de la isla de La Gomera fue considerado un elemento folklórico, un código propio de pastores y agricultores para transmitir mensajes preestablecidos. Sin embargo, a partir de las primeras décadas del siglo XX, el silbo gomero comenzó a estudiarse en el contexto de lenguajes con valor lingüístico, más allá de sus peculiaridades fonéticas. Los recientes trabajos de expertos como Annie Railland y Manuel Carreiras, y de forma muy especial la publicación del la obra “El Silbo Gomero. Análisis lingüístico” publicado en 1978 por el profesor Ramón Trujillo, han permitido que este lenguaje silbado se estudie en profundidad y que no se dude de su verdadera naturaleza.

El silbo gomero, al igual que todos los demás lenguajes humanos, posee una doble articulación, es decir, combina unidades mínimas dotadas de significado para producir otras más amplias que tienen un significado nuevo, pero también emplea fonemas sin significado para elaborar palabras que sí lo tienen. En realidad, el silbo de La Gomera es un lenguaje reductor que simplifica jovencitas la fonología del castellano al adaptarla a las limitaciones impuestas por el silbido. Consta de cuatro sonidos consonánticos y dos vocálicos, cuyas equivalencias con las vocales y consonantes castellanas son las siguientes:

I = I, e
A = a, o, u
CH = t, ch, s
K = p, k
Y = d, n, ñ, l, y, r, rr
G = b, f, m, g, j

Naturalmente, esta reducción implica un considerable grado de ambigüedad en la comunicación, pero los silbadores han hallado soluciones prácticas a este problema intercambiando tantas preguntas y respuestas como sean necesarias para comprender un mensaje con toda claridad. Este proceder se basa en una enorme agilidad mental para sustituir unos conceptos por otros similares y en la posesión de un vocabulario mucho más amplio de lo que en principio cabría suponer. Por otra parte, la mayoría de los mensajes emitidos pertenecen a un contexto determinado que es conocido por el emisor y por el receptor.

La comunicación realizada mediante el silbo se suele iniciar con un elemento ilocutivo que no tiene valor semántico y que sirve para llamar la atención del interlocutor. Las marcas de género y número son las mismas que las del castellano, al igual que las conjugaciones verbales.

Debido a las limitaciones impuestas por la existencia de sólo dos vocales y cuatro consonantes, el lenguaje silbado de La Gomera tiende a formar estructuras simples. Las construcciones paratácticas con mucho más frecuentes que las hipotácticas.

Aunque la ambigüedad producida por la reducción de sonidos suele resolverse en el campo contextual, el profesor Trujillo distingue una doble polisemia en el silbo gomero: la propia de todas las lenguas naturales y la que él denomina “polifonemia” derivada directamente de la reducción fónica antes citada. Frente a este inconveniente, el silbo aparece como un lenguaje de gran precisión ya que los mensajes emitidos suelen contener una gran cantidad de información muy concentrada, sin redundancias ni otros elementos que no sean estrictamente imprescindibles.

Legislación

Existe un marco legal amplio y específico dedicado a la revalorización y salvaguarda del Silbo Gomero.

Las iniciativas de los agentes sociales de la Isla de la Gomera para la revalorización y protección del Silbo Gomero se han concretado en una legislación gracias a la cual el Gobierno de Canarias ha propiciado la salvaguarda de este lenguaje y su reconocimiento como bien cultural de excepcional importancia.

Con fecha 26 de julio de 1997 el Parlamento de Canarias aprobó una Proposición No de Ley por la que instaba al Gobierno de Canarias a incluir el Silbo Gomero en el Sistema Educativo de dicha isla. Con anterioridad a esta Proposición, se habían elaborado los Decretos 46/1993, de 26 de marzo, y 310/1993, de 10 de diciembre, en los que se recogía la necesidad de que los currículos de las etapas educativas obligatorias sentaran las bases para que el Patrimonio y la Cultura Canaria se convirtieran en elementos de identidad e integración. Finalmente, la Orden de julio de 1999, por la que se regula la enseñanza del lenguaje silbado de la isla de La Gomera y se concretan los contenidos e indicadores de evaluación para su impartición en la Educación Primaria y Educación Secundaria Obligatoria.

Paralelamente a esta normativa sobre la enseñanza, La Ley 4/1999 de 15 de marzo de Patrimonio Histórico de Canarias, en su artículo 73.2, define al Silbo Gomero como integrante del patrimonio etnográfico de Canarias. El desarrollo de esta Ley dio lugar al Decreto 1118/2001, de 14 de mayo, por el que se aprueba el Reglamento del Consejo de Patrimonio Histórico de Canarias. Entre las funciones transexuales follando que se reconocen a este Consejo, es importante la contenida en el artículo 3,1, apartado b, la cual hace referencia a elevar a la Administración Pública de la Comunidad Autónoma de Canarias la propuesta de planificación de la política de conservación y planificación del patrimonio histórico.

En el marco de esta legislación, la Dirección General de Cooperación y Patrimonio Cultural del Gobierno de Canarias, elevó una propuesta para iniciar ante la UNESCO el expediente de la candidatura para el reconocimiento del Silbo Gomero como Obra Maestra del Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad. En Abril de 2004, el Consejo de Patrimonio Histórico aprobó la inclusión del Silbo Gomero en la lista para representar a España en la candidatura ante la UNESCO.

Por otra parte, existe una Comisión Técnica del Silbo Gomero, compuesta por expertos de distintos ámbitos, que ha sido la impulsora de muchas de las iniciativas y actividades realizadas hasta el día de hoy para la revalorización y preservación del lenguaje silbado de La Gomera y que continúa sus tareas en este sentido.

Los textos completos de las Leyes que han citado pueden encontrarse en esta página web, en el apartado de INFORMACIÓN COMPLEMENTARIA.

Revalorización del Silbo Gomero

Las medidas adoptadas por el Gobierno de Canarias para la revalorización del Silbo Gomero son pioneras en el ámbito de protección y salvaguarda del Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad.

Como otras muchas tradiciones ancestrales, representativas de modos de vida que han sido sustituidos por nuevos modelos sociales, el silbo gomero ha estado al borde de la extinción. La economía basada en la agricultura ha dado paso a otra centrada fundamentalmente en el turismo, las nuevas tecnologías aplicadas a la comunicación han facilitado la transmisión de todo tipo de mensajes y noticias, y las recientes infraestructuras relacionadas con el transporte han acortado sustancialmente las distancias dentro de la isla de La Gomera.

A pesar de todo ello, el Silbo Gomero no sólo ha sobrevivido sino que se ha manifestado como un elemento sustancial de la cultura gomera y canaria. La implantación del lenguaje silbado en La Gomera es de tal índole que las primeras iniciativas para su revalorización no partieron de estamentos de la Administración, sino que fueron los propios usuarios del Silbo Gomero y los agentes sociales más próximos a ellos quienes implicaron a sus representantes políticos –especialmente parlamentarios nacionalistas– y a personalidades del ámbito académico en la defensa de este bien cultural único.

La Consejería de Educación, Cultura y Deportes, la Dirección General de Ordenación Educativa y la Dirección General de Cooperación y Patrimonio Cultural han sido las entidades gubernamentales que más directamente se han implicado en la tarea de crear ámbitos de desarrollo para el Silbo Gomero. Sus iniciativas, recogidas por el Parlamento Canario y el Gobierno de Canarias, han dado como fruto, entre otras, acciones, un marco legal que no sólo protege al lenguaje Silbado de La Gomera sino que lo revaloriza a través de su inclusión en la enseñanza obligatoria de la isla, la elaboración de una unidad didáctica específica y la candidatura para su reconocimiento ante la UNESCO como Obra Maestra del Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad.

Enseñanza

La enseñanza del Silbo Gomero se ha incorporado al Sistema Educativo Canario y se han concretado los contenidos e indicadores de evaluación para su impartición en la Educación Primaria y Secundaria Obligatoria de la isla de La Gomera.

Como consecuencia de la legislación promulgada por el Parlamento Canario y el Gobierno de Canarias, la enseñanza del Silbo Gomero se imparte en los Centros Escolares de La Gomera durante los ciclos de Educación Primaria y Educación Secundaria obligatoria. En el curso 2005/2006 un total de 1520 alumnos en toda la isla aprenden a silbar en clases impartidas por silbadores expertos y por personal docente que ha recibido previamente la formación adecuada en esta materia.

Por otra parte, los trabajos de la Comisión Técnica del Silbo Gomero se han concretado en la elaboración de la unidad didáctica El Silbo Gomero. Materiales didácticos, editada dentro del Programa de Contenidos Canarios. Esta obra, única en su género, incluye una descripción de los fundamentos teóricos sobre la naturaleza de este lenguaje silbado, una propuesta curricular para su enseñanza, así como propuestas y planteamientos didácticos.

En el apartado INFORMACIÓN COMPLEMENTARIA de esta web puede encontrarse el texto completo de El Silbo Gomero. Materiales didácticos en su versión completa en castellano, así como las correspondientes traducciones del texto al inglés y francés.

En términos generales, la enseñanza del Silbo Gomero no pretende rehabilitar este medio de comunicación para las funciones que tuvo en otras épocas, sino lograr que su conocimiento y práctica por parte de las generaciones más jóvenes lo preserve para el futuro y lo inserte en nuevos entornos culturales y creativos como un elemento representativo de la tradición canaria.