Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /usr/home/angelmendez.es/web/wp-settings.php on line 472

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /usr/home/angelmendez.es/web/wp-settings.php on line 487

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /usr/home/angelmendez.es/web/wp-settings.php on line 494

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /usr/home/angelmendez.es/web/wp-settings.php on line 530

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /usr/home/angelmendez.es/web/wp-includes/cache.php on line 103

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /usr/home/angelmendez.es/web/wp-includes/query.php on line 21

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /usr/home/angelmendez.es/web/wp-includes/theme.php on line 623
Aplicaciones : Wishful thinking

Instagram, la vida en fotos

Ver y ser visto, colarse en la vida de los demás y compartir la nuestra en breves instantáneas sobre la marcha. Es el secreto de Instagram, hacer eso y solo eso, y hacerlo muy bien, quizás mejor que nadie.

No fuimos la primera aplicación de filtros ni la primera red social de fotos, pero sí fuimos los primeros en combinar ambas cosas“. Así lo ve su fundador, Kevin Systrom.

A finales de Septiembre tuve la oportunidad de entrevistarlo en San Francisco, en la sede de la empresa. Publicamos la entrevista hace un par de semanas, la podéis leer aquí.

Systrom, de 30 años, ingeniero por Stanford, ha empezado con buen pie. Montó Instagram hace un año y hoy cuenta con más de 12 millones de usuarios registrados y 15 fotos subidas por segundo. Cada mes se unen 1,2 millones de personas.

Pese a la buena acogida, ha sabido mantener la cordura: son cinco empleados en una diminuta oficina compartida con otras start-ups y han recibido ’solo’ 7,5 millones de dólares de inversión. En España esta cifra es una barbaridad, pero si se compara con las millonadas que han levantado otras apps, como Flipboard, formada por decenas de empleados y 60 millones de dólares en fondos, lo de Systrom es de perfil bajo. Y acertado.

Hablamos un buen rato sobre por qué gusta tanto Instagram, por qué regresamos una y otra vez , qué nos lleva a compartir constantemente fotos de nuestra vida con amigos y desconocidos. Ahí van algunas conclusiones:

- Simplicidad. Es, con diferencia, la app social de fotos más bien diseñada, intuitiva y fácil de usar. “Los detalles y la simplicidad importan. Al principio trabajamos muchísimo en pequeñas cosas, como cargar muy rápido las fotos, el diseño, la tipografía… La gente lo acaba apreciando“, dice Systrom.

- El tirón del iPhone 4. Lanzar en el momento adecuado, el ‘timing’, lo es todo. Instagram aterrizó poco después de la llegada del iPhone 4. “Todo el mundo quería experimentar con la nueva cámara y nosotros estábamos allí. Eso nos ayudó“.

- La curiosidad por la vida de los otros. Que levante la mano quien no entre de vez en cuando en Instagram para seguir las andanzas de un amigo, un conocido o un completo extraño que nos ha caído simpático. Las redes sociales crean esos lazos tan difíciles de explicar en términos convencionales de amistad. Según Systrom, “a la gente le encanta ver instantes de la vida de otros“.

- Fotógrafos somos todos. Los filtros de Instagram convierten fotos mediocres en aceptables e instanténeas espectaculares en pequeñas obras de arte digital. A nadie le avergüenza ahora compartir una foto, todo lo contrario. “Me encanta que cualquiera pueda sacar el móvi y capturar un momento del mundo. Lo que estamos haciendo simplemente es facilitar que los aficionados a la fotografía tomen mejores fotos“, dice Systrom.

Desmenuzó también lo que viene y cómo será Instagram en unos años:

- Versión para Android y web. Android es su prioridad número 1. “No me puedo comprometer a una fecha, pero será muy pronto“. ¿Por qué no la han lanzado antes? “Cuestión de recursos, somos solo 6, queríamos centrarnos primero en iOS“. Luego vendrá una versión web. “Haremos algo, seguro“.

- Vídeos: no lo mecionó durante la entrevista, quizás era pronto, pero estos días hemos sabido que la posibilidad de filmar y compartir vídeos está en la lista. ¿Cuándo? A juzgar por lo que se demora la versión de Android, tardará en llegar.

- Publicidad.Tal y como lo conocemos ahora, Instagram será siempre gratis, pero vamos a ofrecer a las marcas herramientas para que puedan ser anunciantes efectivos en la aplicación“, dice Systrom. El sector de la moda es uno de los mejores candidatos. Hay otros.

- Adiós a las cámaras compactas.
Las cámaras compactas desaparecerán. ¿Para qué llevar una en el bolsillo por separado si no hacen fotos mucho mejores que las del móvil, no tienen conexión a Internet y pesan el doble. Todo eso acabará en el móvil“.

Entre pregunta y respuesta, también se dejó hacer unas cuantas fotos. Con Instagram, por supuesto.



BlueVia, o cómo Telefónica espera ganarse a los desarrolladores

La tarea no es fácil, nada fácil. Una muestra:

Pregunta a los desarrolladores: “¿qué opináis de Telefónica?”

Respuesta: “Que son arrogantes, burocráticos, lentos, grises, poco sexys, avaros…”.

Casi nada. La respuesta no es mía, es de ellos, de los programadores, esos que en apenas tres años han pasado de ser un grupo de frikis marginados a suponer la clave del éxito (o el fracaso) de Apple, Google, Nokia, Microsoft y compañía.

La respuesta cargada de ‘amor’ es una de las conclusiones de un estudio interno realizado por Telefónica para saber exactamente a lo que se enfrenta. El estudio lo encargó Jose Vallés, jefe de BlueVia (en la foto). Esta semana me reuní con él para que me contara de qué va todo esto de BlueVia. De Jose dependerá a partir de ahora que la operadora logre ganarse o no la confianza de los desarrolladores.

La historia ya la sabéis: Apple lanzó una bomba llamada iPhone en el 2007 y otra llamada App Store en el 2008. Eso lo cambió todo. Nació la ‘app economía‘. Luego vino Android, los tablets, Windows Phone 7, los incendios de Nokia…

Total: las apps se han convertido en un mercado y una filosofía en sí mismas. Un mercado que moverá más de 15.000 millones de dólares este año. Y un mercado del que los operadores no han sido capaces de ver ni un céntimo. Cuando tenían la sartén por el mango, marginaron a los desarrolladores. Hoy son su única vía para no convertirse en tuberías estúpidas.

Hemos dado la vuelta al modelo. El desarrollador es ahora el pegamento entre la marca y el cliente y le pagaremos por utilizar nuestras APIs“, dice Vallés. Esto es, en esencia, BlueVia.

Se trata de una plataforma de APIs alojadas en la nube, basadas en estándares web abiertos (Oauth, REST) y que se podrán utilizar para ampliar las funcionalidades de las aplicaciones.

Por ejemplo. Hamish Rickerby ha creado Text Deck, un widget para el Mac App Store que utiliza la API de SMS de BlueVia. Es una especie de mashup entre Gooogle Contacts y BlueVia y permite enviar SMSs desde un Mac a cualquiera de tus contactos. El coste del SMS se incluye en la factura mensual del móvil del cliente y Rickerby se lleva un 10% de cada mensaje enviado.

Otro ejemplo: Twitea.me, una aplicación que funciona en México y permite actualizar Twitter o Facebook a través de SMS, pensada para países donde la penetración de smartphones e Internet móvil es muy baja.

Aquí encontraréis info detallada sobre BlueVia y más casos de estudio.

Ya hay 3 APIs disponibles: SMS; Perfil de consumidor (para obtener más datos sobre los usuarios de una app, si está en roaming, edad…); y Publicidad (utilizar la plataforma publicitaria de Movistar).

Por ahora BlueVia funciona en México, Argentina y Reino Unido (en España tardarán aún unos meses en ponerla en marcha). Eso hacen 80 millones de clientes potenciales detrás (incluyendo España), aunque irán conectando países hasta llegar a 200 millones de clientes este año.

Esta es la teoría, ahora falta la práctica. Y siendo sinceros: a mí BlueVia me convence a medias. Es un movimiento valiente por parte de Telefónica, pero creo que insuficiente. El problema es que, dado su posicionamiento, tampoco pueden hacer mucho más. Me explico. Primero lo bueno:

- Una oportunidad adicional para vivir de las apps. Lo de que los desarrolladores se forran en el App Store ya sabemos que es un mito. Sí, hay algunos, pero no es lo normal. Las APIs de BlueVia y de cualquier otra empresa aumentan las posibilidades de conseguir ingresos. No son sustitutivas sino complementarias. A más capas, como una cebolla, más posibilidades de cobrar.

- No todo van a ser aplicaciones en el móvil. Quizás estemos obsesionados con las apps en los smartphones, pero lo bueno de estas APIs es que van más allá: PC, portátil, tablet, TV o cualquier aparato conectado a la Red. “Con HTML5 la barrera entre web fija y móvil se difuminará“, asegura Vallés. Cierto.

- 200 millones de clientes son muchos. Si yo fuera desarrollador no haría ascos a llegar a 80 millones de personas a los que llega hoy Bluevia y a 200 millones a finales de año. De acuerdo, para eso hay que vender las apps en la tienda de Movistar, pero no hay exclusividad. Vender en el mStore no implica dejar de vender en el Windows Marketplace o en el App Store.

¿Son razones suficientes para empezar a experimentar con BlueVia? Quizás. Y digo quizás porque veo los siguientes problemas:

1) Faltan APIs. Las que hay ahora simplemente no son suficientes. Irán sacando más APIs a lo largo del año, pero la propuesta de valor, de momento, es limitada.

2) BlueVia no es para todos. La utilidad de BlueVia apunta a la larga cola, a aplicaciones no masivas, a mercados en vías de desarrollo donde la penetración de la banda ancha móvil es reducida. Con tiempo y recursos limitados, creo que la gran mayoría de desarrolladores preferirá centrarse en el modelo ‘tradicional’ de descarga, compra interna de productos virtuales y publicidad.

3) Open Movilforum, BlueVia, WAC… Open MovilForum tenía muy buena reputación entre los  programadores. Telefónica se lo cargó para integrarlo con BlueVia. Y ahora la iniciativa global de la WAC solapa en muchos puntos con BlueVia. Demasiados bandazos: si ellos no saben todavía cómo integrarán una y otra, que no nos pregunten al resto.

4) “¿Yo?, ¿trabajar con una telco?”. Después del desprecio de años, el principal problema de Telefónica con los programadores es de posicionamiento. Da igual las ventajas que pueda aportar BlueVia, muchos harán oídos sordos.

Conclusión: BlueVia es un movimiento interesante pero creo que no pasará de iniciativa minoritaria, de nicho. Eso sí, dado el tamaño de Telefónica, un nicho aquí y otro allá pueden formar un negocio potente. Si en un par de años consiguen reclutar a varios miles de programadores en el mundo, crear varios cientos de apps, comercializar un porcentaje de estas en su tienda y generar ingresos decentes, sería todo un logro. O lo que es lo mismo: el primer paso hacia las tuberías inteligentes.

La semana del ‘Tablet World Congress’

¿El Mobile World Congress? Bien, gracias, hemos sobrevivido, que no es poco. Cuatro días de continuas ruedas de prensa, cientos de emails, entrevistas, keynotes, pruebas de gadgets y comidas a las 5 de la tarde a base de bocadillos y galletas tienen su aquel.

El multitasking también tiene sus límites por lo que no me he pasado mucho por aquí. Pero digerida la avalancha de información, ahí van algunas de las grandes tendencias que se han visto en la feria:

- Del ‘Mobile World Congress’ (MWC) al ‘Tablet World Congress’: lo malo de elegir el nombre de un evento de tecnología es que en un par de años se te puede quedar obsoleto. Algo parecido le ha ocurrido al MWC: más que de smartphones, hemos hablado de tabletas.

Estaban por todas partes. Motorola, Samsung, LG, Acer, Huawei, Toshiba y Viewsonic, entre otros, aprovecharon para mostrar sus modelos y HTC para lanzar el suyo.

La medidora Webtrends analizó las palabras más citadas en la Red relacionadas con el MWC entre el 13 y el 17 de febrero (en la infografía de la izquierda) y el 48% hacían referencia a tablets, el resto a smartphones. Y vean ese 56% que se lleva Google Android…

- Google, la referencia: hablando de Google… sin duda, ha sido la que mejor ha sabido llamar y captar la atención en el MWC. Decir ahora que Google es la referencia en móviles puede parecer obvio, pero si tenemos en cuenta que hace 2 años Android no aparecía en ninguna parte y que este año su stand ha sido uno de los más concurridos y originales, el progreso es alucinante.

- Los operadores no se rinden: no han tirado la toalla en ninguno de los frentes en los que declararon la guerra hace un año, como las tiendas de aplicaciones o el cobro a las empresas de Internet por usar su infraestructura. Lo tienen difícil en ambos.

- Nokia, en horas muy bajas: desde mi punto de vista, la situación de la finlandesa es preocupante. Empezó el MWC el domingo 13 diciendo que este año estrenarían su primer móvil con Windows Phone para acabar negándolo por otros canales. El nivel de incertidumbre es brutal y, mientras, su última oportunidad de renacer se le escurre de las manos. ¿Quién en su sano juicio va a comprar ahora un móvil Symbian? ¿Quién va a esperar a 2102 por uno con Windows Phone?

- Ojo a lo nuevo que viene. Quizás de lo más fresco de la feria: las miradas hacia temas aún por explotar como la aplicación de la tecnología móvil a la salud (mHealth), la supuesta explosión de pagos con el celular en el 2011, el uso de aplicaciones y sistemas operativos móviles en múltiples ámbitos, desde el coche a los electrodomésticos, o la innovación en 2020.

- Y sobre el MWC… éxito (relativo). Sí, las cifras están muy bien. 60.000 asistentes, un 22% más que el año pasado. Mandamases para parar un tren (hasta 50 CEOs, entre ellos los de Google, Twitter, Microsoft, Nokia…). Más de 12.000 desarrolladores… podríamos seguir.

Sin embargo, problemas básicos como la falta de conectividad WiFi y 3G, auditorios demasiado pequeños para la avalancha de gente, una sala de prensa caótica donde había que tirarse por el suelo para trabajar y los eternos problemas de hoteles caros y robos constantes ponen a Barcelona en una mala posición para competir con Milán, Munich o París a partir del 2012. Sería una pena que se llevaran la feria a otra parte. Mi intuición me dice que lo harán.

Por cierto, también a modo de resumen, este jueves hablé unos minutos en el programa de Cadena SER La Ventana, conducido por Gemma Nierga, sobre el Mobile World Congress y cómo serán los móviles en 2020. Poco tiempo para entrar en detalles, pero la experiencia fue muy curiosa. Podéis escuchar el audio aquí (a partir del minuto 10, más o menos).

“iOS solo funciona con Apple. Esa es mi definición de cerrado”

Si me preguntan qué es lo mejor que ha hecho Google después de Google, después de esa cajita todopoderosa de búsqueda, por supuesto les diría que Android.

Cada vez que aparece un nuevo móvil con este sistema, un tablet, una tele o un dato que confirma lo disparada que sube su cuota de mercado, pienso lo mismo: Android es el paso maestro que Netscape, Altavista, Ask, Yahoo o Microsoft nunca supieron dar… La pieza que evitará que Google desaparezca.

Decir esto es arriesgado porque el sector gira como una tortilla en segundos. Pero Android ya supera el 25% de cuota mundial, se activan más de 300.000 móviles al día y hay más de 200.000 aplicaciones en su tienda.

Los fabricantes se han volcado con Google relegando Windows Phone 7 a un rincón de pruebas. Nokia sigue cegada y Apple y RIM en un dulce clímax de ventas difícil de rebasar.

En otras palabras: Android tiene pista libre para convertirse en el líder en dos o tres años.

Su estrategia de distribución masiva, de licenciar un producto abierto y de gran calidad a coste cero, es, como dice Andy Rubin un poco más abajo, ganadora.

No me olvido de los baches. La horrorosa fragmentación de versiones, que cada fabricante y operador lo modifique a su antojo (y beneficio), es quizás lo más preocupante. También están las dificultades de los desarrolladores para ganar dinero con Android; interfaz y funciones poco diferenciados de iOS; solape con Chrome OS…

Hace poco tuve la oportunidad de hablar de todo esto con Andy Rubin, creador de Android y geek auténtico, de esos que inclinan la vista un poco hacia abajo cuando responden, como esquivando a su interlocutor. Es también uno de los tipos más brillantes que he entrevistado en años.

Nos vimos en San Francisco, en la sede de Google en Mountain View, rodeados de Eclairs, Froyos, Gingerbreads y toda la parafernalia.

La entrevista se publicó hace unas semanas pero acabé con muchísimo material, así que aireo aquí algunas de sus reflexiones completas en forma de citas directas. No tienen desperdicio. Ahí van agrupadas por temas:

Sobre abierto Vs cerrado, Android Vs iOs

“Pululan muchas definiciones de “abierto”. Algunos piensan que es tener una tienda de aplicaciones para los desarrolladores, otros tener APIs abiertas… Mi definición de sistema operativo abierto es aquel con el que puedes hacer lo que quieras”.

“iOS solo funciona en un producto de Apple. Esa es mi definición de cerrado”.

Sobre el éxito de Android

“Si tuviera que atribuir el éxito de Android a una sola decisión, sería la de ceder por completo el control a través de la licencia de Apache”.

“Tenemos todos los ingredientes para crecer de forma masiva. Hemos diseñado Android como una plataforma que puede utilizarse en muchos equipos. El desarrollador sabe que sus aplicaciones funcionarán en smartphones, televisores, tablets, netbooks y cualquier equipo intermedio. Es una estrategia ganadora”.

Sobre Apple

“Nuestra ventaja es que no tenemos que desarrollar toda la innovación dentro Google. La industria soporta Android porque se puede distribuir libremente. En esto Apple tiene mucha más presión, toda su innovación debe nacer en Cupertino”.

“La historia de Apple se basa en construir servicios muy integrados de hardware y software, así es como han sido tan exitosos. Proporciona una gran experiencia de uso al consumidor, pero hay otras formas de llegar ahí”.

Sobre Microsoft y Windows Phone 7

“Microsoft tiene un par de activos, xBox, Office y Zune, que, bien implementados, interesarán a la gente”.

“Windows Phone 7 es bueno si quieres tener exactamente lo mismo en un Samsung o un LG. No permite mucha personalización al usuario, todos los móviles parecen iguales. Eso no ofrece una buena imagen al consumidor”.

“El mundo no necesita otra plataforma, pero sí una buena integración de música, aplicaciones de empresa y juegos. Microsoft puede hacer esa integración, pero no creo que sea necesario otro sistema operativo para conseguirla. Podría hacerlo sobre iPhone o sobre Android y ser igual de exitoso”.

Sobre Symbian

“Pensar en Symbian como estándar mundial, algo que persigue la fundación de software libre de Symbian, o algo así se llama, no es realista. Symbian se ha retirado a ser solo el sistema operativo de Nokia. Por eso tendrá una distribución limitada”.

Sobre la fragmentación de Android

“El debate de la fragmentación de Android no es cierto. Permitir a los consumidores y fabricantes personalizar el sistema operativo no es fragmentación. Fragmentación es que una aplicación creada por un desarrollador no funcione en un móvil y en una televisión a la vez. Con Android hemos demostrado que eso es posible”.

Sobre los tablets

“Los tablets están dando lugar a una experiencia de uso mucho más profunda que los smartphones. Lo interesante no es el sistema operativo que utilizan, sino los servicios que vienen incluidos en ellos”.

“¿Un tablet de Google? Mmm… no creo que necesitemos algo así. Podría poner el logo de Google en un producto de mis socios, pero eso solo ocurrirá si mi socio me lo pide”.

Sobre el futuro de los sistemas operativos en smartphones”.

“Acabaremos solo con un puñado de plataformas. El número de sistemas operativos realmente abiertos será muy pequeño, apenas dos o tres”.

Foto: by Joi Ito

Presente y futuro de las aplicaciones móviles

Imperdible el informe que publica hoy la consultora VisionMobile, patrocinado por la comunidad de desarrolladores de Telefónica (PDF descargable al final de este post).

Lo comenté hace unas horas y los resultados ya están en algunas webs. No quiero caer en la repetición blogosférica, pero esta vez merece la pena.

Las principales conclusiones confirman tendencias que se venían venir. Las más importantes:

- iPhone y Android, lideran; Nokia y Microsoft, llegan tarde: Apple y Google llevan ya mucha ventaja en número de aplicaciones disponibles (225.000 y 72.000, respectivamente). Lo de Symbian es preocupante y lo de Microsoft, a la espera de Windows Phone 7 en Octubre, tal vez salvable. Java ME refleja la mayoría de teléfonos de gama media y smartphones empujados por operadores y fabricantes.

Ante los datos, demasiadas preguntas: ¿morirá Symbian? ¿Cuándo veremos a MeeGo aparecer en los datos (o en los móviles)? ¿Resurgirá Windows Phone?

- Android, el que más rápido crece: Google lo tiene fácil para sobrepasar a iPhone en el 2011. Casi un 60% de desarrolladores han trabajado con Android durante el 2010, frente al 50% de iPhone y el 45% de Symbian. Muy por detrás, WebOS, Bada o BREW (Qualcomm).

- Es posible vivir (más o menos) de las aplicaciones: sólo un 24% de los desarrolladores aseguran que los ingresos obtenidos en las tiendas de aplicaciones son decepcionantes. El resto, un 68%, está relativamente satisfecho: o cumple objetivos (un 63%) o los excede (un 5%). No es para tirar cohetes, pero tampoco es catastrófico. Habría que ver el nivel de ingresos en términos absolutos.

- Symbian suspende en sencillez; Android sobresaliente: es algo de lo que los desarrolladores se vienen quejando. En el tiempo necesario para aprender a manejar Symbian/QT, es posible convertirse en un experto en Android y iPhone a la vez. Más de 15 meses se necesitan para dominar Symbian. Sólo 5 para Android y casi 7 para iPhone.

- Los operadores, un estorbo: así lo ven los programadores, irónico para un informe patrocinado por Telefónica. Una gran mayoría, casi un 80%, cree que los operadores se deben limitar a dar acceso a datos en cualquier momento y lugar. Sólo un 25% cree que deben construir servicios móviles y apenas un 20% que deben crear una tienda de aplicaciones. Además, el 53% de programadores opina que los operadores son poco o nada útiles a la hora de darles soporte.

Claramente, las telecos son las grandes perdedoras, de momento, en la “app economía”. Moral y económicamente.

Next Page →