Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /usr/home/angelmendez.es/web/wp-settings.php on line 472

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /usr/home/angelmendez.es/web/wp-settings.php on line 487

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /usr/home/angelmendez.es/web/wp-settings.php on line 494

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /usr/home/angelmendez.es/web/wp-settings.php on line 530

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /usr/home/angelmendez.es/web/wp-includes/cache.php on line 103

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /usr/home/angelmendez.es/web/wp-includes/query.php on line 21

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /usr/home/angelmendez.es/web/wp-includes/theme.php on line 623
Entrevistas : Wishful thinking

¿Cuánto dura (y debería durar) un smartphone?


Haga memoria: ¿cuánto hace que compró el smartphone que lleva en el bolsillo? Si la respuesta es hace dos o tres años es muy probable que haya empezado a inquietarse con lo lento que abre el email, carga una aplicación, responde al teclear o activa la cámara y procesa una foto.

Hace unos días mantuve un debate en Twitter con Ángel Jiménez de Luis justo sobre este tema: ¿Es normal que un smartphone de dos o tres años de antigüedad funcione bastante peor que al principio? ¿Están los fabricantes acortando deliberadamente la vida útil de los móviles para empujarnos a comprar uno nuevo antes de lo necesario? ¿Se puede hablar de obsolescencia programada?

La postura de Ángel era que no, que uno puede seguir con un smartphone de hace tres o cinco años sin ningún problema. La mía era la contraria. En mitad del debate tuitero le propuse una idea: utilizar un iPhone de primera generación durante un mes y contar las conclusiones en un post.

Lo hizo, más o menos: transformó la idea en un “reto entre ambos” y redujo el mes de uso que le propuse a una semana. Pero venga, aceptamos barco.

Tras el experimento, sorpresa, su conclusión no ha variado: el iPhone de hace cinco años, dice, funciona casi de perlas. En realidad es nuestro deseo de estar a la última el que nos hace pensar que es un equipo inservible. No hay obsolescencia programada sino deseada. Ya.

Su post está muy bien llevado pero creo que sufre un problema de base: parte de definiciones erróneas sobre qué es y no es obsolescencia programada. Además, se olvida de la verdadera intención de la industria tecnológica al saltar del PC al smartphone: recortar los ciclos de venta, salirse de un producto commodity, el PC, y maximizar el margen de beneficio. De esto Apple sabe un rato y el resto está aprendiendo a base de copiar y tropezar a partes iguales.

Vayamos por partes:

1) Obsolescencia y definiciones. Conviene aclarar primero qué es y no es obsolescencia programada. Ojo, no se trata solo de presentar un producto cada año con mejoras incrementales, se trata de que, como resultado de esas mejoras, el producto anterior deje de funcionar igual que al principio. Eso se llama obsolescencia funcional. Si además el fabricante lo hace de forma más o menos deliberada, se llama obsolescencia programada o planificada.

La distinción es importante: no solo hablamos de obsolescencia deseada (término que acuñó el periodista Vance Packard en 1960), es decir, del deseo de los “early adopters” de actualizar por querer estar siempre a la última. Hablamos de obsolescencia funcional programada: el producto no funciona igual que al principio tras un periodo de tiempo demasiado corto fruto de una estrategia comercial planificada.

2) El “experimento”. ¿Qué es eso de que “no funciona igual que al principio”? Ángel hizo su experimento con el iPhone de primera generación durante una semana; yo llevo haciéndolo con mi 3GS desde hace seis meses. Lo compré exactamente el 10 de febrero del 2010, es decir, hace dos años y un mes. Me costó 229 euros.

No funcionar igual que al principio es simple: su velocidad de respuesta para hacer cualquier cosa (abrir email, teclear, descargar apps, hacer fotos…) se ha reducido muchísimo respecto a la velocidad inicial. Difícil dar una cifra, pero diría entre un 30% y un 40% sin miedo a quedarme corto. El móvil era prácticamente un ladrillo con iOS 5. Lo actualicé a 5.1 y ha mejorado, pero la experiencia sigue siendo frustrante.

Por supuesto ocurrió lo mismo con el iPhone 3G, los usuarios se quejaban de que se convertía en pedazo de plástico tras actualizar a iOS 4; ocurre con el 3GS y ocurrirá con el iPhone 4 en el 2013. Por cierto, miles de dueños del iPad 1 se quejan exactamente del mismo problema. Es como si Apple nos forzara constantemente a embutir el motor de un Ferrari (SW y apps) en la carrocería de un Seat Panda.

Para los “early adopters” no es un inconveniente, se compran el último y andando. Pero para el “mass market” sí: solo dos años después de comprarlo la experiencia de uso empeora. Y no es una percepción ni una filosofía de ir a la última, es un hecho. Los usuarios menos intensivos pueden ir tirando uno o dos años más, pero para los más activos es un engorro, el producto se ha quedado obsoleto funcionalmente en poco más de dos años.

3) No es el hardware, es el software y el ecosistema. Me parece un error pensar que el motivo de esta obsolescencia funcional se debe solo al hardware, a la ley de Moore y al avance de la tecnología. Eso explica solo una parte de la ecuación.

El verdadero motor de este modelo está en los ciclos de actualización de los sistemas operativos y el ecosistema de aplicaciones que Apple ha diseñado a la perfección. El iPhone de 2007 quedó descontinuado solo tres años después de su lanzamiento al no ser compatible con iOS 4. Al iPhone 3G le pasó lo mismo con la llegada de iOS 4.3.

Aquí hay una tabla muy interesante que muestra la evolución. El próximo en caer será el 3GS con la llegada de iOS 6. Es decir, cada tres años Apple “mata” un teléfono por incompatibilidad del sistema operativo.

¿Se puede seguir utilizando? Sí, pero con una experiencia muy inferior. En el caso del 3GS, que se lanzó con iOS 3, Apple ha venido forzando a todos sus clientes a actualizar a la nueva versión del sistema, así hasta 5.1. Y no solo a los clientes, también al ecosistema de desarrolladores. Por supuesto, puedes escoger no hacerlo, pero Apple da cero facilidades: te inunda el móvil de iconos que no desaparecen hasta que actualizas y, si no lo haces, las versiones antiguas de las apps acabarán dando problemas.

El control absoluto de Apple sobre el hardware, el sistema operativo y el ecosistema de apps le permite avanzar todo ese “stack” a un ritmo de 2-3 años. Si eliges quedarte atrás, tendrás problemas de incompatibilidades. Si actualizas tu teléfono, acabará ralentizándose hasta la desesperación. De cualquier forma, estás atrapado.

Por supuesto Google, Microsoft y demás han cogido buena nota e intentan imitar el modelo. Windows Phone empieza a mostrar problemas similares. En el caso de Android, curiosamente la enorme fragmentación de la plataforma juega en este sentido a su favor: crea modelos de teléfonos estancos en una versión de Android que no puede actualizarse y se adapta así al perfil de muchos usuarios intermedios. El ciclo de usabilidad del móvil es algo mayor aunque la incompatibilidad de las apps acaba creando problemas similares.

4) Del PC al “Post-PC”. Apple ha sabido transformarse mejor que nadie de fabricante de ordenadores a gigante de movilidad. Y lo ha hecho por un sencillo motivo: el PC es un producto commodity, con ciclos de renovación de 5-6-7 años y escaso margen de beneficio. Que se lo pregunten a HP, Dell, Acer y compañía que ahora buscan saltar a los ultrabooks para huir del horror de los netbooks que les llevaban a la ruina.

El ecosistema de software de PC es opuesto al de los smartphones: no hay renovaciones de sistema operativo cada año ni apps actualizables via Internet. Se trata de una plataforma estable en la que el consumidor tiene la sartén por el mango. Y a Apple, claro, eso no le gustaba.

Con el iPhone Jobs reinventó todo eso. Una plataforma actualizable cada 2-3 años, con un ecosistema externo pero controlado por Apple que le ayuda a empujar al consumidor en esa transición. Funciona tan bien que incluso emplean esta táctica de obsolescencia en el Mac. iCloud solo funciona con Mac OS X 10.7.2 Lion y iOS 5 en adelante. Si tienes un Mac o un iPhone anterior, o actualizas o eres expulsado del reino de las nubes. ¿Podría Apple hacer iCloud compatible hacia atrás? Claro. La cuestión es que no le saldría tan rentable.

5) La dudosa estrategia de rebajar smartphones desfasados. El resultado de toda esta estrategia de obsolescencia vía software son smartphones desfasados que Apple decide rebajar. En lugar de fabricar varios modelos de iPhone con hardware y software (SO y apps) de gama intermedia adaptados a diferentes perfiles de usuario, endosa un único móvil obsoleto a precio de saldo que no aguantará un par de años más sin que el dueño lo estrelle contra la pared.

Nokia estará de capa caída pero su estrategia de lanzar cuatro smartphones de una misma familia (Lumia 900, 800, 710 y 610) tiene todo el sentido del mundo desde el punto de vista de llegar al mercado masivo. Eso sí, está por ver cómo empuja con Microsoft las actualizaciones e incompatibilidades.

Dicho todo esto, volvamos al inicio. ¿Cuánto debería durar un smartphone? La respuesta es sencilla: lo que al consumidor le de la gana, sin condicionantes. Estoy con Ángel en que la era de los smartphones acaba de nacer, es un producto inmaduro y es de esperar que los ciclos de obsolescencia se alarguen. Pero de momento la realidad es que Apple y la industria marcan los ritmos y al usuario de a pie solo le quedan dos opciones: quejarse o aplaudir.




Mike McCue, Flipboard: “Comprar un periódico será algo retro”


Flipboard es una de esas apps que por sí solas casi justifica el capricho de comprarse un iPad. Agregación de contenidos, diseño exquisito y conversación, todo en uno. Si añades Twitter y alguna que otra fuente de referencia no echarás de menos ningún ingrediente en tu dieta informativa.

La realidad está ahí, a favor y en contra. A favor: cinco millones de usuarios, 50 acuerdos con los principales medios (The New York Times, BBC, Wired…), contratos publicitarios en exclusiva con Condé Nast y una app del iPhone que arrasa. En contra: más de 60 empleados, 60,5 millones de dólares de inversión y un largo trecho hasta conseguir la rentabilidad.

Su fundador, Mike McCue, dice que la conseguirá cuando lleguen a 10 millones de registros. Veremos si aguanta la mecha.

McCue es un tipo muy respetado en el mundillo, lleva 20 años en Silicon Valley, fundó Paper Software (vendida a Netscape) y luego TellMe (vendida a Microsoft y ahora “competidor” de Siri). Esta vez promete no vender Flipboard pero lo dice con una sonrisa de oreja a oreja. Seguro que el fundador de Zite se reía igual.

A finales del año pasado tuve la oportunidad de entrevistarlo en Palo Alto, en la sede de Flipboard, un espacioso loft decorado con paredes en blanco nuclear, ‘graffitis’ urbanos y una cocina vintage. Así de bien se trabaja en el Valle.

Publicamos la entrevista hace unos días pero la charla dio de sí, estuvimos casi una hora hablando, bastante sobre el futuro de los medios, la publicidad online y el consumo de contenido digital.

Ahí van las preguntas y respuestas relacionadas justo con este tema, el ser y no ser de los medios, los tablets y la información online.

P. ¿Está la gente dispuesta a pagar por suscripciones a medios en tabletas?
R. Por cierto tipo de contenido, desde luego. Al Wall Street Journal, le va muy bien con las suscripciones, pero no todo el mundo es el WSJ. Hay muchas otras oportunidades para monetizar el contenido con anuncios de una página en el iPad al estilo del impreso sin necesidad de ponerlo detrás de un muro de pago.

Si quieres crear una audiencia de 10 millones de personas y tener un negocio sólido, creo que un modelo a base de anuncios es más duradero que la pura suscripción.

P. Se ha dicho muchas veces que los tablets ayudarán a “salvar” a los medios tradicionales. ¿Exagerado?
R. El HTML5, los tablets y el social media ofrecen nuevas oportunidades a los medios para transformarse y abrir otros canales de ingresos. Que eso vaya a salvarles o no es otra cosa, pero estoy seguro que aplicaciones como la nuestra jugará un papel en esa transformación.

El problema de los medios tradicionales está en su estructura de costes, es insostenible. ¿Cuáles son los principales gastos de un periódico? La gasolina, las furgonetas y la impresión. Luego viene el personal, periodistas, fotógrafos…

En la web el coste de distribuir el mismo contenido es sustancialmente menor, el problema es cómo ganar dinero. Si en papel tienes un millón de lectores en online tienes 10 millones pero generas una décima parte de ingresos. Además la web está captando poco a poco a lectores del papel que dejan de ir al quiosco y cancelan sus suscripciones en papel.

P. ¿Cuál es la solución?
R. Creo que hay un tercer modelo que toma lo mejor de cada mundo, del papel y la web. Es decir, no tener la estructura de costes del papel pero hacer suscripciones con un solo click y anuncios a página completa. La clave para que este modelo funcione es, primero, ofrecer contenido de mucha calidad y, segundo, diseñarlo y paginarlo de forma que sea bonito y accesible instantáneamente en un tablet.

P. Pero ya hay unos cuantos medios haciendo eso mismo, ¿no?
R. Es solo el comienzo. Ahora hay unos 40 millones de tablets, espera cinco años, habrá cientos de millones y se convertirán en la forma dominante en la que la gente leerá la prensa. Será entonces cuando tendrás contenido al estilo del papel, con el mismo diseño, la misma calidad y casi el mismo modelo de ingresos, pero sin toda la estructura de costes tradicional. Esa es la gran oportunidad.

P. ¿Desaparecerán entonces los periódicos impresos como soporte?
R. Comprar un periódico o una revista en papel se verá como una experiencia retro, casi de lujo. Pasarán 10 años hasta que esto ocurra pero entonces solo leeremos información en un tablet. Eso no significa que los medios desaparezcan, simplemente cambia el modelo de distribución.

P. ¿Qué le parece The Daily, el diario por suscripción para tablet liderado por Rupert Murdoch?

R. Es una iniciativa genial, un símbolo del tipo de proyectos frescos que deberían surgir. Tienen problemas para dar con el precio exacto a cobrar, pero crecen en suscriptores.

P. Al igual que ocurrió en su momento con Google News, se acusa a Flipboard de aprovechar el contenido de los medios sin compensarlos por ello…
R. Hay demasiadas empresas de Silicon Valley que creen que el contenido es gratis y ellos deberían tener acceso libre al mismo. Nosotros no estamos de acuerdo, solo mostramos el artículo completo si se muestra así en el RSS del medio o si tenemos un acuerdo explícito con ellos.

Creo que el modelo correcto es presentar contenido de forma que sea controlable y monetizable por el editor. Si lo conseguimos podremos construir un buen negocio tanto ellos como para nosotros.




“iOS solo funciona con Apple. Esa es mi definición de cerrado”

Si me preguntan qué es lo mejor que ha hecho Google después de Google, después de esa cajita todopoderosa de búsqueda, por supuesto les diría que Android.

Cada vez que aparece un nuevo móvil con este sistema, un tablet, una tele o un dato que confirma lo disparada que sube su cuota de mercado, pienso lo mismo: Android es el paso maestro que Netscape, Altavista, Ask, Yahoo o Microsoft nunca supieron dar… La pieza que evitará que Google desaparezca.

Decir esto es arriesgado porque el sector gira como una tortilla en segundos. Pero Android ya supera el 25% de cuota mundial, se activan más de 300.000 móviles al día y hay más de 200.000 aplicaciones en su tienda.

Los fabricantes se han volcado con Google relegando Windows Phone 7 a un rincón de pruebas. Nokia sigue cegada y Apple y RIM en un dulce clímax de ventas difícil de rebasar.

En otras palabras: Android tiene pista libre para convertirse en el líder en dos o tres años.

Su estrategia de distribución masiva, de licenciar un producto abierto y de gran calidad a coste cero, es, como dice Andy Rubin un poco más abajo, ganadora.

No me olvido de los baches. La horrorosa fragmentación de versiones, que cada fabricante y operador lo modifique a su antojo (y beneficio), es quizás lo más preocupante. También están las dificultades de los desarrolladores para ganar dinero con Android; interfaz y funciones poco diferenciados de iOS; solape con Chrome OS…

Hace poco tuve la oportunidad de hablar de todo esto con Andy Rubin, creador de Android y geek auténtico, de esos que inclinan la vista un poco hacia abajo cuando responden, como esquivando a su interlocutor. Es también uno de los tipos más brillantes que he entrevistado en años.

Nos vimos en San Francisco, en la sede de Google en Mountain View, rodeados de Eclairs, Froyos, Gingerbreads y toda la parafernalia.

La entrevista se publicó hace unas semanas pero acabé con muchísimo material, así que aireo aquí algunas de sus reflexiones completas en forma de citas directas. No tienen desperdicio. Ahí van agrupadas por temas:

Sobre abierto Vs cerrado, Android Vs iOs

“Pululan muchas definiciones de “abierto”. Algunos piensan que es tener una tienda de aplicaciones para los desarrolladores, otros tener APIs abiertas… Mi definición de sistema operativo abierto es aquel con el que puedes hacer lo que quieras”.

“iOS solo funciona en un producto de Apple. Esa es mi definición de cerrado”.

Sobre el éxito de Android

“Si tuviera que atribuir el éxito de Android a una sola decisión, sería la de ceder por completo el control a través de la licencia de Apache”.

“Tenemos todos los ingredientes para crecer de forma masiva. Hemos diseñado Android como una plataforma que puede utilizarse en muchos equipos. El desarrollador sabe que sus aplicaciones funcionarán en smartphones, televisores, tablets, netbooks y cualquier equipo intermedio. Es una estrategia ganadora”.

Sobre Apple

“Nuestra ventaja es que no tenemos que desarrollar toda la innovación dentro Google. La industria soporta Android porque se puede distribuir libremente. En esto Apple tiene mucha más presión, toda su innovación debe nacer en Cupertino”.

“La historia de Apple se basa en construir servicios muy integrados de hardware y software, así es como han sido tan exitosos. Proporciona una gran experiencia de uso al consumidor, pero hay otras formas de llegar ahí”.

Sobre Microsoft y Windows Phone 7

“Microsoft tiene un par de activos, xBox, Office y Zune, que, bien implementados, interesarán a la gente”.

“Windows Phone 7 es bueno si quieres tener exactamente lo mismo en un Samsung o un LG. No permite mucha personalización al usuario, todos los móviles parecen iguales. Eso no ofrece una buena imagen al consumidor”.

“El mundo no necesita otra plataforma, pero sí una buena integración de música, aplicaciones de empresa y juegos. Microsoft puede hacer esa integración, pero no creo que sea necesario otro sistema operativo para conseguirla. Podría hacerlo sobre iPhone o sobre Android y ser igual de exitoso”.

Sobre Symbian

“Pensar en Symbian como estándar mundial, algo que persigue la fundación de software libre de Symbian, o algo así se llama, no es realista. Symbian se ha retirado a ser solo el sistema operativo de Nokia. Por eso tendrá una distribución limitada”.

Sobre la fragmentación de Android

“El debate de la fragmentación de Android no es cierto. Permitir a los consumidores y fabricantes personalizar el sistema operativo no es fragmentación. Fragmentación es que una aplicación creada por un desarrollador no funcione en un móvil y en una televisión a la vez. Con Android hemos demostrado que eso es posible”.

Sobre los tablets

“Los tablets están dando lugar a una experiencia de uso mucho más profunda que los smartphones. Lo interesante no es el sistema operativo que utilizan, sino los servicios que vienen incluidos en ellos”.

“¿Un tablet de Google? Mmm… no creo que necesitemos algo así. Podría poner el logo de Google en un producto de mis socios, pero eso solo ocurrirá si mi socio me lo pide”.

Sobre el futuro de los sistemas operativos en smartphones”.

“Acabaremos solo con un puñado de plataformas. El número de sistemas operativos realmente abiertos será muy pequeño, apenas dos o tres”.

Foto: by Joi Ito

¿Les falta ambición a los emprendedores españoles?

“Meter el trasero en un avión y no regresar a casa hasta venir con varios contratos bajo el brazo”.

Es lo que aconseja, literalmente, Kenneth P. Morse a los emprendedores: ambición y trabajo. Mucho trabajo. Él lleva media vida aplicando la receta.

Fundó el MIT Entrepreneurship Center y seis empresas tecnológicas, entre ellas 3Com y Aspen Technology. A sus 64 años, ahora asesora a emprendedores de medio mundo a través del MIT Enteprise Forum.

Tuve la oportunidad de entrevistarlo hace unas semanas. La conversación completa se publicó en Cinco Días (PDF). Creó bastante polémica, porque Morse, con muchas tablas, sabe bien qué teclas apretar para generar titulares.

Criticó la falta de ambición y orientación global de los emprendedores españoles, y excusó a los inversores. “Si una start-up no tiene clientes, no va a conseguir financiación. Todos los inversores son prudentes en la forma en la que invierten. No hacen apuestas a lo loco”.

Es el problema del huevo y la gallina. Sin ambición, cierto, no hay proyectos globales, no hay disrupción. Pero sin inversores que arriesguen, de esos que escasean en España, tampoco hay recursos para comerse el mundo.

Aún así, creo que Morse tiene razón en una cosa: “la ambición llega con la leche materna. Viene de ver a tus padres empezar una empresa, de ayudarles a que funcione cuando tienes seis u ocho años, de viajar fuera de España con tu familia cuando tienes 10 años…”. Es decir, se distingue a distancia a un emprededor ambicioso, aquel que sabe cómo crear un negocio global, aquel por el cual un inversor puede apostar, de otro que no pasará de una firma local con ingresos de subsitencia. Que luego la idea y la ejecución funcione, es otra cosa.

Otras perlas de Ken:

Sobre emprendimiento en Madrid vs. Barcelona:
“Los gobiernos espantan a los emprendedores. El negocio de Madrid es el sector público. El de Barcelona es hacer negocios. Barcelona crece mientras Madrid se duerme. Una prueba es la lista de start-ups globales que surgen de un sitio y otro sitio”.

Sobre los emprendedores españoles:
“Les falta ambición y orientación global. Rara vez están cómodos haciendo negocios fuera de España y Latinoamérica. Deberían añadir a su equipo de dirección gente de fuera que esté a gusto tratando con Francia, Alemania, Reino Unido, EE UU y más allá”.

Sobre el miedo al fracaso:
“La mejor forma de luchar contra el miedo al fracaso es tener historias de éxito”.

Sobre el despido:
“El talento está en el centro de cualquier éxito de emprendimiento. En Europa se debería reducir la regulación en muchos aspectos, por ejemplo, hacerlo más fácil para despedir a la gente. Si se quiere crear trabajos, hay que eliminar todas las dificultades asociadas al despido. No se puede hacer para todas las empresas, pero sí para las pequeñas y medianas compañías”.

Facebook VP: “We want to be the next killer app in web advertising”

Rough times for Facebook. Despite the latest changes, the social network is being hammered (yet again) on privacy concerns.

If this media backlash will affect it´s user base and advertising business, is yet to be seen. But I´m sure Zuckerberg is not pleased with how things are going.

His appearance at D8 yesterday was a complete mess. Instead of being clearly apologetic for what Facebook is doing wrong, he insisted that sharing as much personal info as posible is a legitimate business model. They´ll keep on pushing people to share.

I recently had the chance of talking to Facebook VP of global sales, Mike Murphy, about this and other issues. We focused on FB business but privacy inevitably came up. And he was as evasive as Zuckerberg in most of the questions. An irony when Facebook philosofy is all about sharing.

The full interview, the first Murphy gives to a Spanish newspaper, was published today in EL PAÍS, along with a monographic about the social network.

Here´s an extract with some of the other topics we talked about:

Question: Is the privacy problem getting out of control?

Answer: User trust is what our business is built on. More user control exists on Facebook than any other website about what information is shared and not shared. But where we missed the mark is on the simplicity, so for a user to go on and know exactly what the decisions they are making within privacy mean, that´s the real important movement that we need to make.

Q: But the allegations published in The Wall Street Journal, about Facebook sharing personal data from users with advertisers, were pretty serious.
A: What happened in the past, happened in the past, and that´s something that we fixed. But the fact that we use explicit words that you use on Facebook to target ads against, versus implicit information about what you did type into a search box or other web pages, make what we do much more safe.

Q: You are a six-year old company with about $500 million in revenue. Google is a 12 year-old firm with almost $25 billion in revenues. Can you achieve that?

A: We´d love to, but we´ll see. 24 billion is a big number. I´m not skeptical, but it´s hard for me to predict the future.

Q: Are you confident that you´ll become a 1 billion dollar company this year?
A: We really don´t talk about the exact numbers. I feel good about the fact that we were EBITDA profitable for eight consecutive quarters, and I´m convinced that trend will continue.

Q: Are you finding it hard to monetize because most companies, especially large firms, still don´t get Facebook from an advertising perspective?

A: In the last 5 years of digital advertising, marketers have been trained to believe that the only thing they need to measure are impressions and clicks. We believe that the emotional connection that can be created on a Facebook page and our platform creates a real opportunity. So the better we are in providing tools to marketers like pages, analytics, drag-and-drop apps on their pages, tools to bring our functionality from Facebook onto their website, the more socially experience it becomes, and the more opportunity we have.

Q: Will Facebook go public soon?

A: I don´t expect that anytime soon. That´s something that Mark has been fairly vocal about.

Q: You recently closed a 5-year agreement with Zynga. Five more years of Mafia Wars, FarmVille… was that really necessary?
A: I think it is strategic for Facebook. It was a signal to the developers that we are interested in creating an environment for them to succeed. Companies like Zynga need to continue to come out with great interactive, engagement games.

Q: Do you see location becoming an important revenue source for Facebook?

A: We are focused on launching a location product. But our thought was that instead of us building out specific applications we are building a layer of location that allows developers to be able to build on apps. We haven´t been focused on how to monetize location or what it means for marketers.

Q: Google is moving into mobiles, TV, applications… do you want to be the new Google of web advertising in the next 2-3 years?
A: Our hope isn´t necessarily to be the next Google. But we want to be the next killer app in web advertising that provides the type of value that Google has been able to bring within the search platform.

Foto 1: Santi Burgos

Next Page →