Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /usr/home/angelmendez.es/web/wp-settings.php on line 472

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /usr/home/angelmendez.es/web/wp-settings.php on line 487

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /usr/home/angelmendez.es/web/wp-settings.php on line 494

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /usr/home/angelmendez.es/web/wp-settings.php on line 530

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /usr/home/angelmendez.es/web/wp-includes/cache.php on line 103

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /usr/home/angelmendez.es/web/wp-includes/query.php on line 21

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /usr/home/angelmendez.es/web/wp-includes/theme.php on line 623
Outsourcing : Wishful thinking

India ya tiene su propio “Enron”

A finales del 2001, estalló en EE UU el escándalo de Enron, el gigante energético mundial con 21.000 empleados. Sus directivos y auditores, Arthur Andersen, hincharon los beneficios de la empresa y escondieron deudas millonarias.

La mentira salió a la luz y Enron quebró. Fue uno de los mayores fraudes en la historia corporativa de EE UU.

Ahora se acaba de destapar en India un escándalo similar que podría herir seriamente las aspiraciones de una de las economías emergentes más sólidas del planeta.

El presidente de Satyam (en la foto), la cuarta compañía de servicios tecnológicos del país, después de Tata Consultancy Services (TCS), Infosys y Wipro, dimitió tras reconocer que había manipulado los activos y cuentas de la compañía durante años.

Satyam tiene como clientes a grandes multinacionales como GE, General Motors, Nestlé o el Gobierno Americano. El fraude supera los 1.000 millones de dólares.

La carta de dimisión que el presidente de la compañía, Ramalinga Raju, presentó ayer al consejo de la compañía es tan triste como vergonzosa. Merece la pena leerla. Debe ser la pesadilla de todo CEO. Las acciones de Satyam han caído más del 70%. Los nuevos directivos tendrán que hacer un milagro para evitar la quiebra completa.

El boom del outsourcing tecnológico ha ayudado en gran parte a India a llegar donde está. Cada año el país supera los 450.000 ingenieros licenciados. El sector emplea a más de dos millones de personas directamente y millones indirectamente. Ciudades como Bangalore, Hyderabad, Chenai… respiran software y tecnología.

Hace dos años viaje tres semanas por India y visité todos estos lugares. Me reuní con directivos de Infosys y TCS. Fue impresionante. La mayoría de los jóvenes indios sueñan con trabajar en IT, en compañías como IBM, Microsoft, Intel…

Los tres gigantes del sector de servicios tecnológicos, TCS (del grupo Tata, el imperio que, entre otras muchas cosas, fabrica el coche más barato del mundo, el Tata Nano), Infosys y Wipro son auténticas ciudades en mitad de la más dura pobreza.

Infosys tiene un campus en Bangalore donde trabajan más de 50.000 personas. En total, son 100.000 empleados. La gente se desplaza en bicicleta de un lado a otro, hay 8 restaurantes, gimansios, librerias, hoteles… Les obsesiona copiar la forma de vida occidental, americana, de Silicon Valley. Es un estilo “Google” en el corazón de la India.

Los empleados incluso invitan a sus familias los fines de semana para visitar el campus. Ser fichado por la compañía es el más alto orgullo, y trabajar en IT, un signo inequívoco de éxito.

¿Qué ocurrirá ahora? ¿Contagiará el fraude de Satyam al resto del sector? Veremos cómo reaccionan directivos de peso como Nandan Nilekani ante el desastre. Si los clientes en Europa y EE UU pierden la confianza en los proveedores tecnológicos indios, no habrá nada que hacer. Las cancelaciones de contratos se sucederán unas tras otras.

Igual el mundo no era tan plano como decían.

ACTUALIZACIÓN (10/01/2008): la cosa se pone fea. La policia india ha arrestado al presidente de Satyam y a su hermano, consejero delegado de la compañía. Les acusa, entre otras cosas, de conspiración criminal, falsificación de documentos y fraude.