Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /usr/home/angelmendez.es/web/wp-settings.php on line 472

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /usr/home/angelmendez.es/web/wp-settings.php on line 487

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /usr/home/angelmendez.es/web/wp-settings.php on line 494

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /usr/home/angelmendez.es/web/wp-settings.php on line 530

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /usr/home/angelmendez.es/web/wp-includes/cache.php on line 103

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /usr/home/angelmendez.es/web/wp-includes/query.php on line 21

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /usr/home/angelmendez.es/web/wp-includes/theme.php on line 623
Comunitae : Wishful thinking

Primeras impresiones: beta privada de Lubbus.com

He hablado de Lubbus en otras ocasiones. Es uno de los dos proyectos de P2P lending en España, es decir, préstamos online entre personas.

Lubbus y Comunitae son las dos únicas iniciativas de este tipo en nuestro país. Siguen la estela de Zopa en UK, Lending Club en EE.UU o Smava en Alemania.

Lubbus se ha apresurado a ser el primero en estrenar la beta privada. Su fundador, Vicente de Luna, me envió amablemente hace unos días una invitación para probarla.

¿Mi primera impresión? Buen comienzo, pero falla la usabilidad y la puesta en práctica. Un concepto tan novedoso en España como el P2P lending, delicado de presentar al internauta de a pie, necesita diseño fresco y directo, presentación sólida e interfaz simple e intuitivo. Esencial para saltarse el principal obstáculo de este negocio: generar confianza en el internauta. Lubbus, por ahora, no lo consigue.

Tras el registro, la página inicial presenta el input de los datos personales, financieros, administrativos, laborales, ingresos, valor de la hipoteca… Imprescindibles para operar y que la web evalúe el riesgo de cada prestatario.

A día de hoy hay seis peticiones de crédito y dos prestamistas dispuestos a ofrecer dinero. Si accedemos al perfil de uno de los prestatarios, la información es escasa: solicita 1.985 euros a 12 meses a un interés preferido del 11,42%. Del perfil de riesgo de esta persona, clave para generar confianza, poco se sabe. El riesgo aparece simplemente como “No evaluado” y la puntuación es una escala de estrellas.

Echo en falta más funcionalidades y mejor diseño (la tipografía escogida no ayuda). Y, sobre todo,  interactividad, herramientas de análisis disponibles a un solo clic, gráficos personalizables, un método de evaluación del riesgo profundo, más allá del mero sistema de estrellas, facilidad para auto-rellenar los formularios y opciones de búsqueda.

El menú superior, con iconos grandes y toscos, no invita a operar, no inspira esa confianza de servicio sólido y solvente que requiere el P2P lending. Comparado con Zopa, uno de los líderes del sector, donde hay desde comparadores de créditos a secciones de comunidad social embebidas, todo arropado con un diseño muy cuidado, las distancias son evidentes.

Aun así, es el primer servicio de préstamos online que se estrena en España, y eso, de por sí, supone un mérito enorme a aplaudir. ¿Mejorará en la beta pública?

PS: dispongo de varias invitaciones al servicio. Si estás interesado, no dudes en pedirme una escribiendo a manuel@angelmendez.es

Entrevista a Lubbus.com: más P2P lending en España

Tras explotar en EE UU, UK, Alemania e Italia, entre otros países, el P2P lending, los préstamos online entre personas, están a punto de aterrizar en España.

Es un tema sobre el que llevo escribiendo desde hace tiempo, primero aquí, y luego aquí, y me fascina.

Hace poco, descubrí otra iniciativa en España, aún no operativa: Lubbus.com. Se suma al otro proyecto, sólido y que aspira a convertirse en el referente en nuestro país, Comunitae, de quien ya hablé aquí.

Uno de los co-fundadores de Lubbus.com, Vicente de Luna, me ha dado más detalles en esta entrevista, larga pero sin desperdicio para los fans del P2P lending:

P. ¿Cuándo fundasteis lubbus y quiénes son los fundadores?
R. La empresa fue constituida en marzo de 2008, aunque empezó a tomar cuerpo en septiembre del 2007. Los fundadores somos Vicente de Luna González (Economista y Abogado, experto en finanzas y tributación de empresas) y María J. Bustamante Sánchez (Abogada especialista en recuperación de créditos). Actualmente trabajamos cuatro personas en el proyecto.

P. ¿Cuál es vuestra experiencia profesional previa?
R. Yo trabajé primero como analista de grandes riesgos corporativos en Caja Madrid y luego como responsable financiero en un grupo de empresas. María Jose tiene experiencia de 12 años en recuperación de fallidos.

P. ¿Cómo surge la idea de Lubbus?
R. Además de cofundadores somos matrimonio. La idea surge en nuestro viaje de novios en EEUU, cuando vimos las dificultades por las que atravesaban los inmigrantes para poner en marcha un negocio propio. No podían solicitar créditos al estar de forma irregular en el país. Pensamos, “y por qué no se lo prestan paisanos suyos desde su país de origen… a través de Internet… No sabíamos que eso se llamaba P2P Lending, y que ya funcionaba en otros países.

P. ¿Cuándo estará Lubbus 100% operativo? ¿Qué falta?
R. Estamos a la espera de que las autoridades de Protección de Datos españolas aprueben nuestro sistema de invitación. Ya tenemos más de 500 solicitudes de registro.

P. ¿Cómo funcionará vuestro servicio de préstamos entre personas?
R.
Los usuarios no pueden registrarse por sí solos. Sólo pueden hacerlo a través de un sistema de invitaciones. Si alguien necesita dinero, lo comunica en la web a través de una “solicitud o demanda de dinero” con un plazo de caducidad de entre dos semanas y tres meses. Establecerá su importe y la plataforma asignará una puntación en función de su probabilidad de impago, así como un tipo de interés mínimo aconsejado (nunca superior al 20%). Sólo serán públicos los datos que establezca la persona además de los obtenidos por el sistema de scoring, la clasificación crediticia, la probabilidad de impago, la historia etc. Las operaciones siempre se realizan “contra” lubbus y no entre usuarios, de ahí la confidencialidad.

P. ¿Cuáles serán las comisiones que cobraréis a prestamistas y prestatarios?
R. Serán siempre fijas, un 1% para los que prestan dinero y un 1,5% para los que lo reciben. Las demás tarifican en función de la probabilidad de impago llegando al 3,5% o 4,5% del importe de los préstamos. Se puede llegar a obtener una rentabilidad del 19% en inversiones (en las entidades no superan el 5% y costos del 3,5%).

P. ¿Cómo aseguraréis que no hay riesgo de impago?
R. La reclamación amistosa y prejudicial de los fallidos lo hará la propia plataforma, aunque en el caso de no llegar a buen fin se terminaría, al igual que en las entidades financieras, mediante reclamación judicial, encargándose una compañía especialista externa. Existe un sistema de ratings y scoring aportados por Delta-R (para particulares) y Axesor (para empresas), ambos desarrollados para ser lo más restrictivos posibles. Esto se complementa con el estudio de embargos e incidencias judiciales de cada persona.

P. ¿Qué nivel de impago estimáis que se pueda producir en Lubbus?
R. Esperamos que el saldo de impagados no llegue al 1%.

P. ¿Qué objetivos de volumen de préstamos intercambiados y usuarios activos tenéis para el primer año?
R. Para este ejercicio 2.009 esperamos conseguir más de 3.000 registros y 2.745.000 millones de euros en volumen de prestamos, en un escenario pesimita. En el 2010, el volumen podría subir a los 6 millones de euros intermediados. Aunque el reto no está en crecer en registros y volumen, sino en operaciones no fallidas y en inscritos que se atrevan a intercambiar dinero.

P. ¿Cuál será el obstáculo más grande al que os enfrentaréis para tener éxito en España?
R. En España la gente es más reacia a realizar operaciones financieras con alguien que no conoce. Nuestro público objetivo son jóvenes de entre 21 y 45 años. Son los que esperamos accedan a nuestra plataforma y a otras para que el P2P lending aumente considerablemente. En España, en un plazo no superior a cinco años, esto será así. Lo que no cabe duda es que no se alcanzarán las cuotas de mercado de las entidades bancarias.

¿Necesitas dinero? No vayas al banco…

Pídeselo a un extraño en internet. Ahora ya es posible en España. Esta semana he visto, vía Jose Antonio del Moral, una noticia que llevaba más de un año esperando: ya existe la primera compañía de P2P lending en España. Se llama Comunitae y acaba de recibir 2 millones de euros de financiación.

Hace un año escribí en detalle sobre el mercado del P2P lending. Ya se hablaba de las subprime en EE UU pero la bomba financiera aún no había estallado. Las principales webs de préstamos online entre personas crecían como la espuma.

Especialmente en EE UU, con Prosper, Kiva, Lending Club, Loanio… en Europa también, con Smava en Alemania, Boober en Holanda e Italia y, como no, Zopa en UK e Italia.

Mucho ha cambiado desde entonces. Zopa se ha retirado de EE UU por problemas regulatorios y la crisis de financiera. Loanio ha cerrado. Prosper, perseguida por la SEC, va por el mismo camino. En Dinamarca, Fairrates ha desaparecido sin dejar rastro…

Pero ha habido otros cambios positivos. Lending Club parece afianzarse en EE UU, después de haber recibido luz verde de la SEC y en España surge Comunitae. Desde luego un momento difícil para lanzar la compañía. Aunque, siendo los primeros, la oportunidad es jugosa.

Hasta ahora en España sólo habían existido proyectos que tomaban prestados algunos elementos del P2P Lending, como PartiZipa o más recientemente Unience. ¿Funcionará Comunitae?

Cuando hablé con Giles Andrews, director general de Zopa hace un año, me advirtió del perfil extremadamente conservador del inversor medio español. Todos los proyectos europeos querían lanzar en España, pero ninguno se atrevía.

Con la crisis de por medio y un año después, las condiciones pueden haber cambiado… ¿a peor?