Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /usr/home/angelmendez.es/web/wp-settings.php on line 472

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /usr/home/angelmendez.es/web/wp-settings.php on line 487

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /usr/home/angelmendez.es/web/wp-settings.php on line 494

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /usr/home/angelmendez.es/web/wp-settings.php on line 530

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /usr/home/angelmendez.es/web/wp-includes/cache.php on line 103

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /usr/home/angelmendez.es/web/wp-includes/query.php on line 21

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /usr/home/angelmendez.es/web/wp-includes/theme.php on line 623
Microsoft : Wishful thinking

El día que Nokia saltó al vacío

Hoy, 11 de febrero, huele a día histórico en el mundillo de la telefonía móvil.

En unos años se recordará, para bien o para mal, aquella semana, esta, en la que el jefe de Nokia, Stephen Elop, envió a sus empleados el email más contundente jamás escrito por un CEO, vendió su alma (y gratis) a Microsoft y saltó al vacío desde una plataforma en llamas esperando aterrizar en tierra firme y templada. Está por ver si lo conseguirá.

Hace unos minutos la finlandesa ha hecho oficial desde Londres lo que a lo largo de la tarde de ayer y esta mañana se daba a conocer entre rumores y confirmaciones: su alianza con Microsoft para parar los pies a Apple y Google.

Estoy aquí para luchar, y eso es lo que haremos”. Fue la frase lapidaria con la que Elop cerró la presentación. A los inversores, de momento, no les ha gustado.

¿Cuáles son las claves de la alianza?

1) Nokia adoptará Windows Phone 7 (WP7) como sistema operativo de referencia en sus smartphones. Elop lo repitió como cuatro o cinco veces. Ni MeeGo + Symbian ni Android. WP7 es la apuesta.

2) Symbian queda relegado a la gama media-baja y la idea es ir transitando poco a poco hacia WP7 en estos segmentos. MeeGo seguirá en fase experimental. Sacarán el primer smartphone con MeeGo este año, pero en plan prototipo.

3) Nokia impulsará los activos clave de MSFT en el móvil, es decir, además de WP7, Bing, Xbox Live y Office.

4) La tienda de apps de Nokia, Ovi, pasará a estar integrada en Microsoft Marketplace (han leído bien).

5) Microsoft proveerá sus propias herramientas de desarrollo para Nokia. Traducido: QT, la plataforma de desarrollo de Nokia, desaparece del mapa.

6) Reestructuración: Elop ha confirmado que despedirán a empleados a raíz de la alianza, que reenfocarán su gasto en I+D y que Finlandia, a pesar de todo, seguirá siendo la “casa” de Nokia.

Habrá más anuncios esta tarde, pero esto ha sido lo más jugoso. Por supuesto, no han faltado las citas de Churchill de Elop para meter épica al asunto y el bla, bla, bla marketiniano de Ballmer.

Mi visión del asunto, la verdad, es más agridulce que otra cosa.

A falta de digerir el bombazo y conocer el resto de detalles hoy y durante el Mobile World Congress que comienza este domingo, veo unos cuantos aspectos positivos y una pesada lista de incertidumbres. Ya lo sé, nadie dijo que reflotar Nokia fuera a ser fácil.

Primero lo bueno:

- Cambio brutal de actitud y estrategia: hace un par de años entrevisté al anterior CEO de Nokia, OPK. Ni se atrevía a nombrar a Apple y Google. Elop, sin embargo, ha llegado con ganas de guerra. Cierto, estaba obligado, no le quedaba otra que hacer un cambio radical y lo ha hecho. Si Nokia no despierta con esto, no lo hará nunca.

- Software: Xbox Live, Bing y Office son tres grandes activos para llevar al móvil. Si algo puede preocupar a Apple y Google es que esa integración de activos funcione. El propio Andy Rubin lo apuntaba en esta entrevista hace poco.

- EE UU: La alianza con MSFT dará a Nokia una mejor entrada en EE UU, mercado en el que habían fracasado hasta ahora.

Y ahora lo malo:

- Microsoft, el gran beneficiado: lo apuntaba en Twitter. Ballmer se ha colado hasta la cocina en la finlandesa sin necesidad de soltar un dólar. Creo que el mejor parado sin duda es Microsoft: se casa con Nokia pero seguirá “ligando” con otros fabricantes. Para ellos es una alianza caída del cielo. Para Nokia, un parche de urgente necesidad.

- Desarrolladores: serán la clave. Microsoft no había logrado hasta ahora atraer a una masa crítica de desarrolladores de apps en el móvil. Tampoco Nokia. ¿Por qué los van a convencer juntos?

- Fracaso de Nokia en software y servicios: con la alianza se esfuma la eterna aspiración de Nokia de ir más allá del hardware, de emerger en software y servicios. Microsoft toma las riendas. Ovi, MeeGo, Symbian… quedan en segundo plano. Será un golpe muy duro de digerir para Nokia, moral y organizativamente.

- Tablets: Nokia aún no tiene una estrategia establecida en este frente. Otra oportunidad que se escapa. Y MSFT tampoco se antoja como el mejor compañero de viaje…

Al final, me da que la broma de Vic Gundotra (VP, Google), resume bien la situación ahora mismo: “Two turkeys do not make an Eagle”. O tal vez sí…

¿Salvarán Elop y Lees a Nokia y Microsoft?

Quédense con estos nombres: Andrew Lees y Stephen Elop (”el señalado”, en la foto).

Son las personas que podrían resucitar o condenar para siempre a Microsoft y Nokia en el móvil.

Apuesto a que pocos directivos quisieran estar ahora en su lugar. La presión es enorme.

Microsoft presentará Windows Phone 7 el próximo 11 de octubre (fecha no confirmada oficialmente, pero por ahí caerá). De su adopción, cuya acogida inicial ha sido aceptable, dependerá el futuro de la compañía en el mundillo de la movilidad.

Uno de los jefes de Samsung España me lo comentó el otro día abiertamente: “nos hubiera gustado que Windows Phone 7 hubiera llegado mucho antes, pero la situación es la que es…”. Y la situación es que la cuota de mercado mundial de Windows Mobile en smartphones ha caído desde un 12% en el 2008 al 5% actual.

Pero lo malo no son las cuotas, ni las predicciones (que son solo eso, predicciones), ni que Microsoft se la juegue en smartphones. Lo realmente delicado es que su futuro en la electrónica de consumo y contenidos digitales pende de un hilo.

Piensen en tablets. ¿Dónde están los de Redmond? Desaparecidos. ¿webTV? Desaparecidos. ¿Buscadores y publicidad online? Un quiero y no puedo. ¿Música y reproductores? Inexistentes… Todos estos son, como le gusta decir a Ballmer, negocios de más de 1.000 millones de dólares.

Microsoft (quitando Xbox) sigue siendo Office, Windows para PCs y herramientas de empresa. Un gran negocio para el presente pero una pésima apuesta de futuro.

¿Y Stephen Elop? Un gráfico publicado en The Guardian muestra el verdadero problema al que se enfrenta: los ingresos de Nokia crecen pero sus beneficios se desploman (un 56%, por ejemplo, si comparamos el primer trimestre de 2010 con el de 2008).

Tras un tibio Nokia World, le quedan por delante demasiados retos: hacer olvidar fracasos como el Booklet 3G o el N97, aclarar la dirección futura de MeeGo y, sobre todo, devolver a Nokia al primer puesto en diseño, innovación y marca con gancho.

Ojo, ni Microsoft ni Nokia han muerto. Por seguir la rima, se han ido de parranda. Y quizás regresen más fuertes que nunca. Pero si en un año los nombres de Andrew Lees y Stephen Elop no le dicen nada, mala señal.

La agonía bursátil de Nokia y Microsoft

Una década en el sector tecnológico es un mundo. Y si no que le pregunten a Nokia y Microsoft.

Hace unos días leí este artículo en Bloomberg y me quedé mirando la cifra varios segundos, sin dar crédito: el valor en bolsa de Nokia en el 2000, justo antes de la burbuja de las puntocom, era de más de 222.000 millones de dólares. Hoy vale 32.000 millones, un 86% menos. Desde entonces tenía este breve post en la recámara.

La historia de una compañía se puede contar en números, en capitalización de mercado o muchas otras variables, pero también en forma de productos y estrategia. O en ausencia de ellos.

Eso es lo que dicen las cifras de cuatro de las grandes tecnológicas si las juntamos: unas tienen productos disruptivos, líderes con carisma y estrategia definida y otras no.

Primero los números. Nokia y Microsoft son los grandes perdedores. La firma de Redmond se ha dejado en 10 años un 43% de su valor en bolsa. Frente a ellos, Apple ha aumentado en un 1.520% su capitalización y Google casi un 290%.

Y sobre los productos y estrategia, piensen un instante en estos 10 últimos años: búsqueda, Gmail, Android, Chrome, Google TV, iPod, iTunes, iPhone, AppStore, iPad… frente a Vista, Office, Windows 7, Zune, Bing, N 97, Ovi, Booklet 3G, Maemo…

Los productos, como las cifras, hablan por sí solos.

The Kins: móviles para la ‘generación social’

No, no es el nombre de un grupo de brit-pop. Son los dos nuevos teléfonos móviles que Microsoft ha presentado hace unos minutos en San Francisco: el Kin One y el Kin Two . Como hermanos.

Los fabrica Sharp y saldrán a la venta el mes que viene en EE UU (con Verizon) y en otoño en España con Vodafone.

El objetivo es seducir a los teens: jovencitos (y no tan jóvenes) enemigos del teléfono que pasan las horas colgados en facebook, chats, twitters y redes sociales. Es su nuevo canal de comunicación. Es la “generación social”.

Un paso importante para Microsoft: se adentra por primera vez en el negocio de controlar a la vez software y hardware en móviles. Pisa fuerte. Luego vendrá Windows Phone 7.

Los Kin tienen muy buena pinta: táctiles, cámaras de 5 y 8 megapixeles, se podrán sincronizar con los contenidos de Zune y serán auténticas máquinas de frenética actualización del ¿qué haces?, ¿qué piensas? ¿qué comes? ¿qué miras?… en fin.

Es curioso. A más fiebre de socialización online, más gente conozco a quien todo este circo le empieza a parecer demasiado. No les falta razón pero, como siempre, supongo que en el balance está la virtud.

¿Lo mejor? Utilizar los Kins, los iPhones, los androides o lo que sea para verse a la antigua usanza, cara a cara. Y gadgets off.

Apple, o el ingenio de la publicidad “gratis”

En la tecnología y la publicidad hay dos estrategias: tener un producto normalillo y gastarse mucha pasta en convencer a la gente de que es extraordinario, o tener un gran producto y dejar a la masa que haga el trabajo por ti.

Esto último es exactamente lo que ha venido haciendo Apple en los últimos años. A través de un post de Fortune, llego a unos datos muy interesantes que confirman algo inevitable: le hacemos demasiada publicidad “gratis” a Apple.

Desde el 2001, la compañía de Jobs ha reducido sistemáticamente su intensidad de gasto publicitario, es decir, el porcentaje de los ingresos que dedica a publicidad y marketing: desde casi un 5% en el 2001 hasta un 1,4% en el 2009. Mientras sus ingresos han aumentado un 528% en este periodo, su gasto en publicidad sólo lo ha hecho en un 92%.

La situación es también curiosa si se comparan los datos con los de otras compañías tecnológicas. Microsoft se gasta más del doble en publicidad que Dell y Apple juntas. Y RIM… bueno, dejémoslo en que tiene que hacer mucho “esfuerzo” para convencernos ;)

Next Page →