Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /usr/home/angelmendez.es/web/wp-settings.php on line 472

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /usr/home/angelmendez.es/web/wp-settings.php on line 487

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /usr/home/angelmendez.es/web/wp-settings.php on line 494

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /usr/home/angelmendez.es/web/wp-settings.php on line 530

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /usr/home/angelmendez.es/web/wp-includes/cache.php on line 103

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /usr/home/angelmendez.es/web/wp-includes/query.php on line 21

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /usr/home/angelmendez.es/web/wp-includes/theme.php on line 623
Mobile TV : Wishful thinking

La televisión en el móvil sí funciona en EE.UU.

Hace un tiempo hablamos del tema: el fracaso de la televisión en el móvil en Europa. Televisión en el móvil entendida como TV en directo soportada por un sistema de retransmisión, en lugar de descargas de vídeos via streaming a través de 3G.

Lo segundo es lo que ya tenemos desde hace un tiempo en España. Entre Movistar, Vodafone y Orange, apenas superan los 300.000 suscriptores, según la CMT.

Frente al streaming, la adopción de DVB-H, el estándar recomendado por la Comisión Europea para broadcast TV, ha fracasado estrepitosamente en media Europa. Ni Alemania, ni Francia, ni Reino Unido… únicamente Italia parece algo más animada a consumir TV sobre la marcha.

El problema en Europa se puede resumir así: aparente falta de interés de los consumidores y dificultad de acuerdo entre operadores, fabricantes, canales de televisión y anunciantes para llegar a un modelo de negocio beneficioso para todos.

A ello habría que añadir, en una fase posterior, el precio mensual del servicio, disponer o no de contenido de valor añadido en el móvil, contenido premium (shows, eventos deportivos, documentales…) y compatibilidad de terminales.

Mientras aquí vivimos en el limbo del DVB-H, en EE.UU. Qualcomm ha tomado las riendas y ha lanzado con Verizon (2007) y AT&T (2008) un red de retransmición basada en su tecnología MediaFLO. El resultado es un servicio que impresiona.

Aún no se conocen datos de suscriptores a MediaFLO. Y la ausencia de cifras siempre levanta sospechas sobre el éxito real del servicio. Pero la tenología, sin duda, funciona.

En el siguiente vídeo lo podréis ver. La duda es saber si Qualcomm se atreverá a desembarcar en Europa con su propio estándar. Tal vez en Reino Unido.

No será fácil. Han pasado demasiados años desde que se dijo por primera vez que la TV en el móvil sería un “hit”. Y las promesas incumplidas, pasan factura.

La televisión por móvil que no llega

Ha sido el gran chasco de la industria de la telefonía móvil en los últimos cinco años: pensar que la gente estaría interesada en ver la televisión en sus móviles. De momento, nada de nada. La caja “tonta” se queda en casa.

En España, por entre 5 y 8 euros puedes ver al menos 15 canales de TV en el móvil. Pero no es exactamente lo que nos prometieron. Son servicios de streaming sobre la red 3G. Es decir: mala calidad de imagen y, sobre todo, imposibilidad de acceder al contenido si hay un buen número de usuarios concurrentes.

Si alguien intentó ver, por ejemplo, el pasado Barça-Madrid en su móvil a través de Movistar, Orange o Vodafone, probablemente se quedó con las ganas.

Lo que nos prometieron fue broadcast TV, es decir, retransmitir en directo la señal de TV a nuestros móviles.

En Corea del Sur llevan años haciéndolo, utilizando el estándar DMB. En Japón exactamente igual, con el sintonizador 1Seg basado en el estándar ISDB-T. Allí millones de personas ven televisión en sus terminales. El problema es que no da dinero, no hay modelo de negocio. El servicio es gratis para el telespectador, free-to-air, y por tanto no incentiva a invertir ni a operadoras, ni a canales ni a anunciantes.

En EEUU, Qualcomm lanzó su estándar MediaFlo con AT&T (Mayo ‘08) y Verizon (Marzo ‘07). De momento no hay datos de usuarios totales, pero se calcula en apenas el 1% del total de suscriptores móviles. Es decir, va lento. Pero al menos se han puesto de acuerdo en un estándar de retransmisión.

En Europa, como escribía recientemente en un artículo, ni eso.

El estándar que Viviane Reding ha impuesto, el DVB-H, no despega. Nokia, uno de sus impulsores, ya lo reconoció hace no mucho. Los servicios de DVB-H en Alemania, Austria o Suiza son un fracaso. Únicamente parece estar despertando el interés de los suscriptores en Italia.

En España y Reino Unido, todavía ni se han aprobado las licencias de DBV-H. Los operadores aquí, principalmente Telefónica y Vodafone, son extremadamente reacios al tema. Normal. ¿Para qué invertir miles de millones de euros en desplegar una infraestructura de retransmisión de TV en el móvil basada en DVB-H si tardarán al menos 5 años, con suerte, en recuperar la inversión?

Así las cosas, la promesa de la TV en el móvil se quedará de momento en streaming. Y si no, a verla por Internet.

Foto: Cartel publicitario del servicio de TV en el móvil de AT&T en EEUU