Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /usr/home/angelmendez.es/web/wp-settings.php on line 472

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /usr/home/angelmendez.es/web/wp-settings.php on line 487

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /usr/home/angelmendez.es/web/wp-settings.php on line 494

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /usr/home/angelmendez.es/web/wp-settings.php on line 530

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /usr/home/angelmendez.es/web/wp-includes/cache.php on line 103

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /usr/home/angelmendez.es/web/wp-includes/query.php on line 21

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /usr/home/angelmendez.es/web/wp-includes/theme.php on line 623
Nuevo periodismo : Wishful thinking

Periodismo, sartenes y cifras

Aviso: este post es un tanto desalentador. Si eres, fuiste o esperas ser periodista, lo que viene a continuación quizás sea un trago de pesimismo demasiado largo.

A nadie se le escapa. Los medios de comunicación viven la peor crisis en años; los periódicos sangran tirada mes a mes; los digitales no arrancan en rentabilidad; todo el mundo experimenta y nadie encuentra el camino.

El peaje acaba siendo muy alto. Los beneficios se desinflan; los costes aprientan; las redacciones adelgazan; la inmediatez manda y los sueldos no alcanzan ni para pagar la ilusión. ¿Resultado? Una profesión que ya no es lo que era y nadie sabe lo que será.

Hoy aterrizaron en mi email unas palabras que explican esta dura realidad.

Son como una bofetada: te espabilan y te hunden en el hoyo al mismo tiempo. Las escribió un periodista con muchos años de profesión a sus espaldas, alguien que sabe muy bien de lo que habla, reciclado al terreno de la comunicación corporativa.

Me pidió que no revelara su nombre. No deseo convertirme en un “confidencial”, pero sus palabras (copiadas y pegadas a continuación) merecen la excepción:

“… yo creo que lo mejor que traen los periódicos son las cucharas y sartenes.

Fuera bromas. En estos últimos días habré hablado por lo menos con 30 periodistas de diferentes medios (papel & online), os puedo asegurar que el nivel es bajísimo. Tan bajo, que me cuesta entender que todavía nos creamos lo que nos cuentan. El nivel de errores en el periodismo técnico o de precisón (cuando se habla de números, de empresas, de economía, de cualquier cosa que tenga que ver con algo numérico y cuantificable, o sea el 60% de las noticias…) es brutal.

La gente no consulta fuentes expertas (la ausencia de entrecomillados es impresionante), es incapaz de asimilar conceptos tan simples como oferta y demanda, no sabe calcular porcentajes, confunde valor con precio… y podría seguir hasta la extenuación.

Yo cada vez estoy más cansado de los periodistas y su metaprofesión. Echo en falta más humildad, menos arrogancia, más autocrítica, menos compadreo y un poco de visión lateral”.

No podría estar más de acuerdo.

Tampoco puedo dejar de pensar que ahora, nosotros, hacemos el mañana. Vale, tal vez sea sólo una ilusión, pero… ¿acaso se trataba de otra cosa?

El triste panorama del periodismo en España

Leía Factual por dos motivos.

Por mi buena amiga Silvia Cobo, que sabe como nadie de qué va esto del periodismo digital.

Y por Cristina Fallarás, a quien no conozco, pero con cuyas crónicas me tronché desde el primer día. Mordaz, deslenguada, muy mujer y muy suya. Una especie de Pérez-Reverte con tacones.

En realidad hay un tercer motivo. Factual me gustaba. Probé la suscripción durante varios días. Sus portadas tenían algo, eran originales, destilaban criterio, nuevos puntos de vista. En su redacción había mucho talento. El modelo de negocio era arriesgado, sí, pero de eso se trata.

Factual hoy ya no existe. Se acaba de desmembrar. Espada dimitió y el castillo se derrumba tras él.

Crear un medio, contratar a decenas de personas y mandarlo todo al carajo al mes y medio es surrealista. Pero creo que refleja un problema crónico de muchos medios de comunicación en España: la falta de profesionalización.

Se necesitan gestores que entiendan el medio, no puros inversores ni aspirantes a políticos. Cracks del mundo online y el papel. Una dirección con visión comercial, de marketing, tecnológica y periodística. Gente con experiencia fuera de España. Que tome riesgos. Gestores apasionados y no funcionariales. Criterio. Conocimientos. Honradez. Compromiso. Profesionalidad. Y, por encima de todo, cuidar y motivar al personal. En algunos medios todo esto exite. O casi. Pero son demasiado pocos.

Lo que sigue son algunos de los últimos tweets de Fallarás. Lo explican mejor que yo:

“Detrás de mí, el abogado negocia con la empresa. delante, dos docenas de periodistas con un pie en la calle.”

“Era la primera experiencia laboral de blanca (22): ha fundado un diario, ha aprendido a hacerlo y la han despedido, todo en un mes y medio.”

“Silvia y daniel, tuitean, el resto fuma en la puerta. Van a echar, seguramente a unos quince.”

“En la pecera que fue el despacho del director, la gerente, el abogado y una señora propietaria manejan contratos. Ardan. Ardan.”

“El nuevo director ha entrado sin saludar a la redacción. A mí sí me ha dicho hola, claro. A nadie más. Luego, ha ocupado mi silla.”

“Una vez en la sala, ha llamado la gerente a tres redactores, daniel, jordi y carlos, para que entren a hablar con él. El resto finge teclear.”

“Creo que es suficiente. Demasiada mala educación acumulada. Me voy.”

Actualización (31/01/2010): Cristina Fallarás lo cuenta todo con pelos y señales en su blog. Y Silvia en este vídeo.

Según PWC, Rupert Murdoch no está tan loco

Es una de las conclusiones que se pueden extraer del estudio de PwC, recién salido del horno, “Moving into multiple business models - Outlook for Newspaper publishing in the Digital Age”.

Podéis acceder al PDF completo aquí.

Los datos son poco granulares, pero interesantes (entrevistados 4.900 personas en 7 países). El gráfico más curioso es el que analiza la disponibilidad a pagar por noticias en diferentes soportes, entendiendo disponibilidad a pagar como precio máximo aceptado.

Los consumidores estarían dispuestos a pagar por noticias online un máximo del 62% de lo que pagarían en papel. Es decir, si pagan 1,2€ por un periódico, pagarían, como máximo, 0,7€ por exactamente el mismo contenido online. Por “noticias” se entiende tanto reportajes de fondo, de análisis, como “breaking news”.

Por edades, curiosamente los más jóvenes, por debajo de 30 años, pagarían hasta el 72% del precio en papel, es decir, 0,9€ siguiendo el mismo ejemplo, mientras que los mayores de 50 años sólo estarían dispuestos a dar un máximo de 0,5€.

Por supuesto, esto sólo se cumpliría si todos los medios, offline y online, fueran de pago. El hecho de que en Internet haya infinidad de fuentes gratis con calidad *percibida* (en algunos casos real) similar a las de pago, hace que la elección de los consumidores sea clara. “¿Pagar 0,7€ por un medio digital de calidad Vs. gratis por algo que se le parece? Gratis, por favor”.

Sería la respuesta abrumadora. Aunque no todos decidirían igual. En teoría, habría un porcentaje que optaría por el producto de calidad de pago, pero probablemende demasiado pequeño a efectos de rentabilidad.

¿Conclusiones? 1) La única forma de diferenciarse online es crear contenidos de MUCHA calidad, únicos y originales, altamente segmentados por tipos de audiencia. 2) Si esta premisa se cumple, y con los datos de PwC en la mano, la gente estaría dispuesta a pagar por ellos (en modo subscripción, micro-pago…).

Tal vez Rupert Murdoch no esté tan loco como todos creemos.

Kindle DX: Pantalla grande, precio enorme

¿Es éste el “periódico” del futuro? Amazon acaba de presentar su Kindle versión XXL: pantalla de 9.7 pulgadas, interfaz giratorio (como en el iPhone), capacidad para almacenar 275.000 libros y soporte de PDFs.

Su precio de venta suena como un buen puñetazo: $489. En un mercado donde el solape de los eReaders con los smartphones y los netbooks es cada vez mayor, convertir el Kindle DX en un gadget de masas a ese precio se me antoja más que complejo.

Sobre cómo el Kindle puede ayudar a la prensa a salir del bache, pocos detalles, me temo.

The New York Times, The Boston Globe (que hoy precisamente se ha librado del cierre) y The Washington Post ofrecerán a partir de este verano el Kindle DX subvencionado a cambio de una suscripción a los periódicos de más de un año

El consejero delegado de The New York Times, Arthur Sulzberger Jr. dijo, literalmente. “We’ve known for more than a decade that one day an e-reader product would offer the same satisfying experience as reading a printed newspaper”.

Calificó la alianza con Amazon de un experimento para probar nuevas estrategias de distribución digital.

¿Funcionará? Quizás se convierta en un minúsculo parche en el agujero financiero que empiezan a arrastrar las grandes cabeceras de todo el mundo. Pero, en tres meses, el tiempo que tardará en aterrizar el aparatito en EE.UU., probablemente ya hayan muerto unos cuantos periódicos más al otro lado del charco. Tal es la urgencia.

Mientras, en Europa, en España, la pregunta es cuánto tardará la primera cabecera de pago (grande o mediana) en derrumbarse. Aquí a los Kindles se les llama EREs y a los eReaders recortes de sueldos, de colaboradores, de tarifas…

Eso sí, una estadística impresionante que dejó escapar Bezos. Despues de 18 meses de su lanzamiento, el Kindle ya supone el 35% de las ventas de los libros que están disponibles tanto en papel como en digital. El dato rafica el poder del lector electrónico para revolucionar la industria editorial y académica (libros de texto en escuelas y universidades)… pero, ¿también la prensa?.

¿Qué habilidades necesita un periodista digital?

Lo explica el responsable de la web del Wall Street Journal, Alan Murray, a quien podéis seguir en Twitter.

¿Qué capacidades necesita un periodista para trabajar en el wsj.com? ¿Qué actitud debe tener? ¿Cómo lograr ser un buen redactor digital? Me quedo con tres de sus consejos:

- Rapidez. Escribir seis, sieto u ocho piezas al día. Y que sean buenas.

- Sentido de comunidad. Saber crear comunidad en la Red y conocer las claves para fidelizar lectores por dos vías: conversación y buenos contenidos.

- Adaptación. De la narrativa tradicional a los nuevos formatos. Si no te gusta escribir para un medio digital, no te esfuerces, se notará.

Éste es el vídeo completo (via Nieman Journalism Lab). Tres minutos realmente útiles:

Next Page →